Si este año quieres pasar un Halloween de miedo en Barcelona, esta es nuestra guía para descubrir las leyendas urbanas más terroríficas que tienen como escenario varios rincones de la ciudad y como protagonistas a vampiros, un tren fantasma y hasta la cama de un hostal.

Enriqueta, la vampira del Raval

Vampira del Raval - Twentytu

Según folletines de principios de siglo Enriqueta Martí fue una de las asesinas en serie más crueles de la historia negra de Barcelona. Una mujer que pasó de ser niñera a prostituta y, más tarde, curandera, especialmente, para  las clases más altas de la burguesía catalana que pagaba sus servicios para buscar solución a enfermedades que no tenían remedio en la medicina tradicional. Sin embargo, sus mejunjes y remedios escondían un oscuro secreto; para ellos utilizaba restos humanos de las decenas de niños que se dice que mató.

Se le detuvo en su piso del número 29 de la calle Poniente (actual Joaquín Costa) gracias a un chivatazo de una vecina y finalmente, antes de celebrarse su juicio, se dice que fue linchada por sus propias compañeras de la prisión.

El tren fantasma de Sagrada Familia

Pasada la parada de Sagrada Familia de la línea 5 se encuentra una estación abandonada llamada Gaudí, un proyecto que quedó a medias debido a la escasez de fondos. Desde entonces se dice que si al pasar la parada de Sagrada Familia miras por la ventana podrás ver personas sin rostro esperando el tren, sombras e incluso, si tienes suerte, el reluciente tren blanco como el que tendría que haber pasado por allí.

La cama asesina de la calle Flor de Lliri

En el siglo XVII en Barcelona existía un hostal situado en la calle Flor del Lliri donde se dice que los huéspedes que, a juicio del dueño podían llevar dinero, se les asesinaba. A estos viajeros se les daba una habitación con una cama que a través de un resorte se doblaba violentamente y los mataba.

Pero la leyenda no queda ahí porque según dice la historia que ha llegado a nuestros días, los cuerpos de las víctimas formaban parte del menú diario que se servía al resto de huéspedes.

Felip Neri, la plaza de los muertos vivientes
Plaça Felip Neri - Twentytu

Felip Neri es un oasis de paz en medio del barrio gótico de Barcelona que se construyó sobre el antiguo cementerio medieval de Montjuic del Obispo y siempre ha estado rodeado de historias y leyendas.

Una de ellas cuenta que un joven adinerado salía de una casa de citas con un amigo,  cogió una calavera  que había en la plaza y dijo que el individuo muerto algo habría hecho para haber acabado así. Esa misma noche oyó tres golpes en su puerta, y cuando miró por la ventana vio un esqueleto con la calavera bajo el brazo, que le produjo la muerte al instante.

Además, si te fijas en las paredes de la iglesia de la plaza verás las marcas de la bomba que cayó el 30 de enero de 1938 durante la guerra civil y que provocó la muerte de 42 civiles, la mayoría de ellos niños.

Chica de la curva
Arrabassada - Twentytu

También conocida como la “autoestopista fantasma”, es un clásico de las leyendas urbanas. Una joven vestida de blanco está realizando autoestop en una de las tortuosas curvas de la carretera de l’Arrabassada de Barcelona – también se dice que sucede en otras carreteras del país – y advierte al conductor que la recoge de la peligrosidad de esa zona. Acto seguido, la chica desaparece del asiento trasero del vehículo y cuando el conductor vuelve al punto donde la recogió le dicen que esa mujer murió hace años en un accidente de tráfico en ese mismo lugar. Esta es una leyenda que circula desde hace mucho tiempo: hace décadas se decía que la chica de la curva paraba a los jinetes para que la subieran al carruaje de caballos y  esta es la versión modernizada.

¿Ya estáis preparados para recorrer los puntos que esconden la historia más negra y terrorífica de Barcelona? ¡Feliz Halloween a todos!