Hoy nos ponemos en modo culturita para hablarte de uno de los lugares más mágicos de Barcelona: el Palau de la Música Catalana. Para los amantes de la música y la arquitectura es una de las visitas obligadas de la ciudad, descubre porque.

El edificio

Situado en pleno centro de la ciudad, mucha gente pasa por al lado y tiene que parase para contemplar su fachada. Está un poco escondido pero llama tanto la atención  de turistas como de los amantes de la arquitectura.

Si la fachada te parece espectacular espera a ver el interior. La gran escalera recubierta de azulejos de mármol da la bienvenida a la sala principal. Y este rincón dedicado a la música está iluminado por una luz natural, teñida de mil colores gracias a los vitrales de todo el espacio.

Actividades familiares

Si estás con los peques por Barcelona no dudes en realizar esta salida. Hay toda una programación de conciertos familiares con el objetivo de disfrutar de la experiencia musical entre padres, madres, hijos, etc.

A parte de los conciertos hay un programa de talleres musicales diseñados para todas las edades, desde recién nacidos hasta adolescentes. Y una visita personalizada para familias con niños de 5 a 10 años.

La música

Y no nos olvidamos de la música, al final se trata de una sala de conciertos: la única declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco.

En su web puedes ver toda la programación propia para este año. Destaca el ciclo de Grandes Voces, o también puedes ir a conciertos de flamenco, rock, etc.