De la isla de Moby Dick (Nantucket) surgió la idea de introducir un nuevo concepto de sandwichería en Barcelona. Dicha iniciativa se ha ido tejiendo a lo largo de 20 años de experiencia en el sector de la hostelería y ha dado como resultado el Carrot Café, la sandwichería estrella del 22@. Así nos lo ha contado Xavier Uñó, con quien hemos compartido un agradable rato alrededor de un té de limón.

Tras pasar 2 veranos en Nantucket, Xavier descubrió la inmensa variedad de panes con los que se podía hacer un bocadillo y regresó a su ciudad natal con un nuevo proyecto en la mochila que acabaría por materializarse con el paso de los años.

Estudiante de la Escuela de Hostelería y amante de la cultura americana, el creador del Carrot Café tiene como pilar fundamental la base cualitativa: “Voy a buscar los mejores productos para mi local. Mi idea es que aunque vengas a tomar un café, éste sea de calidad. Todo tiene que estar en la misma línea y de esta línea no me muevo.”

A este lema se añade la variedad en sus productos, pues usa 10 tipos de pan con los que elabora una gran variedad de bocadillos fruto de su creación, y además, dispone de más de 40 cervezas de importación, hecho inédito en una sandwichería.
El Carrot Café se basa en la regla del 3: divide sus espacios en 3 ámbitos (uno para hacer el café rápido, y los otros dos para comer y cenar); su carta en 3 tipos de especialidades (bagel, foccacia, y pan del Maresme); y ofrece 3 tipos de menús (el ejecutivo, el vegetariano y el fast lunch).

Pero si bien en la variedad está el gusto, ésta siempre debe ir unida a un trato amable, al menos así lo piensa Xavier, que lo demuestra con su gentileza y sus ganas de satisfacer los clientes.

Con la misma sinceridad, el propietario de esta sandwichería moderna nos confiesa que es un amante de los postres, que él mismo realiza en el restaurante, en especial el carrot cake y el cheesecake, también de origen americano.

Cabe decir que, tal y como menciona su eslogan, el Carrot Café es “mucho más que sandwiches”, pues ofrece un toque personal y diferencial tanto en su diseño como en su diversidad gastronómica.

¿Os apetece venir a comprobarlo?